La Crítica


Vivimos rodeados de personas diferentes (hábitos, personalidades, creencias, costumbres, etc.). Por tanto, es inevitable que alguna vez alguien nos critique o que nosotros critiquemos a los demás. En nuestra sociedad todos se toman la atribución de poder criticar, pero nadie quiere ver “la viga en su propio ojo”.

En Mateo 7:1-2 se nos dice: No juzguen a nadie, para que nadie los juzgue a ustedes. Porque tal como juzguen se les juzgará, y con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes. Recordemos que el único capaz de realizar juicios es Dios.

Es importante analizar que existen dos tipos de crítica: La crítica constructiva, que busca indicar cuales son los puntos débiles a fin de ayudar a mejorar a la persona; y la crítica destructiva que en lugar de ayudar busca destruir a la persona y generar problemas.

Una vez definidas las dos clases de críticas nos debe quedar claro que nuestra intención debería ser enfocarnos en las críticas constructivas.

Para realizar críticas constructivas toma en cuenta el lenguaje no verbal, pues este dice más que tus palabras (enfócate en tu postura, gesticulaciones, tono de voz y tu mirada). Asimismo, usa la técnica del sándwich: que es iniciar la conversación con un aspecto positivo, luego realizar la crítica positiva y terminar con algún otro punto positivo.

Cada vez que seas objeto de una crítica, evalúa si ésta proviene de personas sabias o integras para reconsiderar el tema, sino es así es mejor ignorarlas y seguir adelante.



ENTRE NOS

Gladys Illescas

Lunes a Viernes 10 am y 8 pm

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Nos gustaría saber tus comentarios sobre nuestra radio. Queremos saber tus comentarios.