El legado de los padres a los hijos




Me gustaría explicar dos conceptos que son básicos y que nos serán de gran utilidad en este tema

Legado: Cosa material o inmaterial que se deja en testamento o se transmite de padres a hijos, de generación en generación.

Herencia: Conjunto de bienes, derechos y obligaciones que se heredan de una persona tras su muerte.

Ante estas definiciones tengamos presente Eclesiastés 5:14 Como salió del vientre de su madre, desnudo, así vuelve, yéndose tal como vino; y nada tiene de su trabajo para llevar en su mano.

Actualmente hay toda una corriente en la cual las personas perciben como muy importante dejar una herencia material a sus hijos lo cual no es malo. Sin embargo no resulta ser lo más importante. Asimismo, hay quienes consideran que el brindarles una buena educación es la mejor herencia, pero aquí cabe precisar que esto no solo se reduce a conocimientos sino que va más allá. No en vano en la Biblia Dios nos menciona tantas veces la importancia de instruir a nuestros hijos respecto a Dios y lo que incluye guardar su palabra. Muchos padres se pierden en la lucha de acumular un patrimonio para sus hijos dejando de lado algo que es muy valioso, pasar tiempo con sus hijos para poder ser influyentes en sus vidas.

En Eclesiastés 7:11-12 nos dice: Buena es la sabiduría sumada a la heredad, y provechosa para los que viven. Puedes ponerte a la sombra de la sabiduría o a la sombra del dinero, pero la sabiduría tiene la ventaja de dar vida a quien la posee.

Por tanto podemos ver que termina siendo mucho más valioso el enseñar a nuestros hijos a vivir sabiamente conforme a la palabra de Dios. Pues la sabiduría sirve en todas las áreas de la vida.

Los padres somos responsables de cuidar de nuestros hijos de manera integral, debemos orar por ellos, debemos enseñarles a obedecer a Dios, debemos cubrir todas sus necesidades, enseñarles con el ejemplo a tener una vida coherente conforme a la fe que profesamos, asimismo debemos formar en ellos valores y principios que vayan acorde a la palabra de Dios.

Debemos tener en cuenta que no basta con hablar de vez en cuando; el impacto en la vida de nuestros hijos se logrará debido a la interacción diaria, seamos padres presentes, no nos dejemos confundir por el mundo y deleguemos nuestra responsabilidad a terceros.

El legado espiritual es enseñar a nuestros hijos a obedecer, alabar, glorificar y servir a Dios. Así como cumplir el propósito para el cual han sido creados, buscando siempre ser imitadores de Cristo.

Enseñemos un legado practicó que hará la diferencia en la forma de vivir de nuestros hijos. Enseñémosles a ser temerosos de Dios, respetuosos, responsables, honestos, honrados, agradecidos y a decir siempre la verdad.

Finalmente, unas recomendaciones para dejar un mejor legado a nuestros hijos

Si en el pasado tus padres no fueron buenos contigo, deja de lado el dolor y pasa lo bueno que recibiste de ellos y desecha lo malo, haz un cambio en lo que enseñarás a tus hijos para que tus enseñanzas se ajusten a la Palabra de Dios. Recuerda deja el pasado atrás, perdona los errores de tus padres sino vivirás como esclavo del pasado. Cuéntales a tus hijos lo que Dios ha hecho en su propia vida, muéstreles que Dios es real. Y que tal como ha cumplido sus planes contigo, lo hará con ellos.


Gladys Illescas

Entre Nos

Lunes a Viernes

10:00am y 8:00pm.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo