Adicción al trabajo


Vivimos en constante estrés y la situación económica mundial está cada día más afectada, esto ha dado lugar a que las personas pasen periodos más prolongados dedicados al trabajo y algunos han caído en la adicción al trabajo.

La adicción al trabajo es la obsesión centrada en la carrera profesional, trabajo e incluso ministerio en la iglesia. Tengamos presente que toda obsesión, que no sea Dios, es un ídolo. Aunque te pueda parecer raro existen muchos adictos al trabajo en los ministerios en la iglesia, pues hay quienes confunden las prioridades y creen que trabajar para Dios termina siendo aún más importante que dedicarle tiempo a Dios.

El trabajo en sí no es malo, ya que Dios lo consideró como un área importante del desarrollo del ser humano. Dios desde la creación del mundo, lo consideró pues puso a Adán y Eva en el jardín del Edén para que cultiven y lo cuiden.

El trabajo no es opcional pues en 2 Tesalonicenses 3:10b) dice “Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma”. Dios mandó trabajar 6 días y descansar el 7mo día. Esto lo indicó en Éxodo 20:9-10.


Cómo podemos prevenirlo

Reordenando nuestra lista de prioridades.

Cuidando nuestra salud física.

Poniendo límites a la jornada laboral

Evitando que sea habitual llevar trabajo a casa.

Establecer un tiempo específico para la persona y para su familia.

Elimine la idea de que trabajar día y noche es sacrificial y espiritual.


Conclusiones:

Pide la dirección de Dios para replantear tus prioridades, para así poder dedicar primeramente tiempo a conocerle más. Pídele al Señor que te ayude a encontrar el equilibrio entre el trabajo, el descanso, la recreación y las relaciones con los demás.

Y ten presente Colosenses 3:23 dice Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres;


Gladys Illescas



5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo